17 Ene

Esmeraldas: el reto de escuchar problemas e ilusiones

Crónica de la segunda parte del viaje a Ecuador de Begoña Simal, coordinadora de proyectos de Bosco Global.

La provincia de Esmeraldas se encuentra en la costa pacífica norte del país, frontera con Colombia. Esta provincia reúne una población mayoritariamente afrodescendiente y recoge los índices de pobreza más altos del país. Con tasas de paro muy elevadas, viviendas precarias y falta de servicios básicos, el trabajo educativo de la Fundación Proyecto Salesiano se hace muy necesaria.

Nuestra visita se centró en la zona de la ribera del río Esmeraldas, una de las zonas más vulnerables de la ciudad. En las barriadas de Marta II y 5 de junio hay dos Centros de Referencia de la Fundación que atienden a niños y jóvenes en situación de abandono escolar o bien con alto riesgo de que dejen la escuela. El equipo de educadoras ofrece a chicos, chicas y adolescentes que asisten un entorno de protección, refuerzo y acompañamiento escolar, talleres artísticos y deportivos y acompañamiento a las familias, a menudo en situación de alta vulnerabilidad.
En estos centros educativos hemos tenido sesiones de trabajo con el equipo de educadoras y con grupos de madres para recoger las necesidades del barrio, especialmente aquellas cuestiones que afectan de manera directa a los niños, adolescentes y jóvenes. Han sido sesiones de trabajo muy ricas donde también surgieron propuestas de iniciativas para empujar estos barrios y su jovencísima población a salir de la situación de precariedad y marginalidad que se vive.
Después de haber recogido las inquietudes de las personas implicadas en los proyectos, desde Bosco Global junto con nuestras socias locales, la Oficina de Planificación y Desarrollo de los Salesianos de Ecuador y la propia Fundación Proyecto Salesiano, estamos ya diseñando propuesta de intervención para dar respuesta a alguna de las problemáticas que en este días hemos tenido ocasión de comprobar en directo.
Agradecemos a todas las personas que nos han acompañado y que han compartido sus vidas y su trabajo con nosotros: al amigo Gabriel, al equipo de educadoras de la Fundación, a la comunidad Salesiana de Esmeraldas, a las educadoras y alumnos del Centro Ocupacional y, de manera muy especial, a las madres de familia del barrio 5 de junio y del Santa Marta II autodenominado "Mujeres unidas por la Vida". Acogiendo la invitación de que nosotros también seguimos unidas a los sueños de estas mujeres valientes, finalizamos la visita a Esmeraldas.
volver arriba